Al oír y contar historias, entrevemos cambios para el bien común. Cuando las personas comparten sus historias, no sólo nos ofrecen su intimidad – sino también comparten la manera en que aprenden en el mundo.